Es una nueva tecnología de liposucción que utiliza ondas ultrasónicas para derretir la grasa en forma selectiva, ya que el tejido conectivo, vascular y nervioso queda intacto. La ventaja adicional es el efecto de retracción de la piel, que se produce al actuar estas ondas sobre la dermis tratada.

La diferencia con la liposucción convencional se ve reflejada en dos efectos diferenciales principales. Que al actuar sobre los adipositos por tres mecanismos diferentes, permite que la grasa se pueda extraer con mayor facilidad, ya que sale totalmente derretida, en forma homogénea y sin grumos, lo que se traduce en un menor riesgo de que se produzcan coágulos de grasa en la sangre y por lo tanto disminuye la posibilidad de trombosis en el pulmón. Y por otro lado la liposucción convencional al actuar únicamente por efecto mecánico, no produce estimulación de los fibroblastos y fibras de colágeno de la piel quedando imposibilitada de producir retracción de la misma.

Este tratamiento se puede realizar en forma ambulatoria dependiendo de la cantidad de áreas a tratar, ya que se puede hacer de esta manera si es incompleta (ejemplo, papada, brazos, cara interna de muslos), de no ser así y como todo procedimiento quirúrgico deberá realizarse en un quirófano en condiciones de asepsia (no en un consultorio) y el paciente deberá quedar internado por 24 hs. en observación bajo un control adecuado.

En cuanto a la anestesia, este procedimiento se realiza con una combinación de la anestesia local y sedación. En otras palabras, el paciente ingresa al quirófano, se le coloca suero, se duerme y luego se coloca la anestesia local. Habitualmente no se intuba.

Cualquier persona puede realizarse este tratamiento, pero se debe saber que es un método que no sirve para adelgazar, sino para modelar, esculpir el cuerpo, por lo tanto los resultados variarán de acuerdo al índice de masa corporal que tenga el paciente. Una de las indicaciones precisas está dada por las acumulaciones de grasa resistentes a la dieta y al ejercicio físico, que deforman el contorno corporal. Se pueden tratar áreas como las adiposidades en “pantalón de montar”, la región interna de los muslos, rodillas, rollitos de los flancos, grasa abdominal, papada, adiposidades en los brazos, mamas, pared lateral del tórax, glúteos (surco subglúteo y levantamiento de los mismos, por su capacidad de retracción). Tiene aplicaciones en cirugía reconstructiva, para disminuir el tamaño de colgajos.

El paciente, luego de la operación, permanece internado por 24 hs. y al día siguiente es dado de alta, debiendo permanecer con un reposo relativo de entre 3 y 5 días (no es necesario que permanezca en cama) y puede retornar a su trabajo con posterioridad. Deberá usar una faja durante un mes para que contribuya a la reabsorción del líquido inyectado y lo que quede del residual de la aspiración. Es un procedimiento con muy buena tolerancia en el postoperatorio, se deja con un analgésico permanente lo que evitará molestias posteriores.

A diferencia de las lipo convencionales, los hematomas son menores y los que se presentan se resuelven rápidamente. Suele verse más el efecto del ultrasonido a nivel de la piel que se denomina equimosis, semeja un hematoma pero sería en realidad el efecto térmico del ultrasonido en la dermis.

 

Si tiene realizada una liposucción convencional previa puede hacerse una lipo vaser y por el contrario después de una lipo quedan zonas de fibrosis que con este equipo es mucho más fácil de tratar y obtener buenos resultados. También, es un método que es aplicable a hombres, tanto para aquellos que han adelgazado y quieren tratarse ciertas áreas como la región mamaria, el pubis o también para los que desean tener un abdomen modelado como si fuera al gimnasio todos los días con el compromiso de mantener una cierta dieta y actividad física.

Si el paciente no se cuida, vuelve a engordar, ya que los adipositos que quedan se hipertrofian y el paciente pierde el modelado corporal alcanzado, por ello debe haber un acuerdo mutuo en que la persona que se lipoaspira deberá mantener cierta dieta y ejercicios físicos.

El Vaser es diferente al láser ya que es emisión de ondas ultrasónicas que actúan en resonancia con el adiposito produciendo su eclosión y luego que es transformado en líquido se aspira y los resultados se comienzan a ver inmediatamente y el mayor efecto a los 3-6 meses que es cuando se ve la retracción de la piel. El laser, consiste en la emisión de una pequeña onda de luz que destruye el adiposito que se encuentra frente a ella, en cambio el Vaser emite ondas en 360º lo que permite un radio de acción mucho mayor y menor número de pasadas con la cánula, lo que se traduce en menor riesgo de complicaciones.

Fuente:
Dr. Gustavo M. Ángela
Cirujano Plástico
Clínica Francesa